Radioterapia

Me indicaron realizar radioterapia todos los dias durante 48 dias (exceptuando los fines de semana). Casi tres meses. Me toco una clinica cerca de mi trabajo, la clinica COR.

La radiotrapia es silenciosa, no duele, no se siente nada. Te acostas en una maquina y esta hace ruidos y a veces se mueve y despues te vas. Para fijar la cabeza siempre en el mismo punto se me hizo una mascara de un plastico extrano que adopta la forma de la cara y que te colocan cada vez que te radias. Las sesiones duraban 5 minutos. Entraba y salia. Mientras estuve en la casa de mi madre ella me llevaba y me traia, 40 minutos de ida y 40 minutos de vuelta por 5 minutos de radiacion.

Lo indoloro y silencioso de la radioterapia contrasta con sus secuelas. Si bien la radioterapia se aplica de forma focalizada y es particularmente efectiva con las celulas cancerosas tambien afecta todo el entorno de donde es enfocada. La destruccion de celulas sanas, inevitable, conduce a una serie de efectos secundarios incomodos, agotadores y que constituyeron la principal fuente de incomodidades de todo mi tratamiento.

En la seccion Sobrellevar el tratamiento de este blog explico tecnicas y trucos para sobrellevar mejor las consecuencias y en la seccion La Comida tambien encontraran algunos consejos utiles.

Para empezar, la perdida de la saliva. Jamas mi boca estuvo tan seca. Incluso a veces la sequedad me dificultaba hablar. Simplemente no hay saliva, lo cual reseca los labios, mejillas, encias y obviamente impide totalmente la masticacion. De ahi la desesperacion por elementos blandos y humedos. Nada mas pasa por la boca. Es insoportable. El hambre se me fue y dio paso a la ansiedad. La gastroctomia alimenta, pero no calma la ansiedad de ingerir cosas por la boca. Mayoritariamente comi postres de chocolate durante la parte mas dura de las secuelas de la radioterapia, pero lentamente fui dando lugar a sopas y cremas que se convirtieron en un alivio.

La hipersensibilidad de la boca tampoco ayuda a que nos sintamos bien y querramos comer. Un simple error de condimentacion o el ingrediente menos pensado se puede convertir en un suplicio. Yo miraba toda la comida con desconfianza, por eso opte por comer solo casero. Algo demasiado dulce, un conservante, una pizca de picante, algo acido que contenga un jugo… cualquier cosa puede hacernos doler hasta las lagrimas. Evite todo, jugos comprados, golosinas, panes… era un suplicio, todo lo deseaba pero con nada me animaba.

Para prevenir el peligro de que se formen hongos es necesario realizarse enjuages. De 4 a 6 veces por dia. Un bajon. No son feos, pero son frustrantes.

Y lo peor fue la piel. Desde la mitad de la cara hasta el cuello comenzo a quemarse. Primero parecia un bronceado y luego… el desastre… a pelarme. Fui un monstruo. Mirarme al espejo me dolia y me hacia sufrir. De hecho, en la casa de mi madre tape los espejos del cuarto donde me quedaba y en mi casa solo quedo el del botiquin del bano… si hubiese podido tambien lo sacaba.

Me dijeron que no podia tomar sol, asi que me tuve que quedar recluida en casa. De cualquier forma no tenia muchas ganas de salir tampoco, me daba verguenza que me vieran asi, la cara de varios colores y encima un tubo saliendo del medio del estomago… fue horrible, estuve muy triste.

Al terminar la radio las secuelas en la boca siguen molestando. Por lo menos por un mes mas estuve sin saliva y hasta tres meses despues si bien paulatinamente ha ido retornando comer pan o bizcochos sin algun liquido al lado parece ser una odisea. El pan es mi terror, no hay nada mas incomodo que morder un panificado y que se vuelva una bola seca en la boca, no hay forma de tragarla y es necesario escupirla. Si hay gente, es verdaderamente vergonzoso. Nunca pude animarme del todo con la pizza. La combinacion masa mas tomate me hace temblar. Igual he comido alguna vez y reconozco que se trata solo de perderle el miedo.

Lamentablemente, cuando ya empezaba a comer casi normalmente (orgullosamente comia mani y galletas) la radio me hizo su ultima jugada. Comence nuevamente con dolores debajo de la lengua y me vi una pequena ulcera. Entre en panico y corri al medico. Me explicaron que se trataba de una ulcera radial, el ultimo contratiempo que me podia generar la radio. Las ulceras radiales son efectos secundarios de la radioterapia y segun me explico mi otorrino, no curan por lo cual su aparicion me enfrento a mi mayor temor: era necesario cirugia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s